COMPROMISOS

 

El compromiso de nuestros Candidat@s, en el caso de ser electos como Convencionales Constituyentes, será, ante todo, abrir la discusión y el trabajo en el territorio, en las comunidades, organizaciones y grupos, sean éstos de carácter formal o informal; ello a fin de generar cabildos permanentes, reuniones periódicas, a través de Profesionales y Técnicos expertos (Sociólog@s, Abogad@s, Animadores Socioculturales, Trabajadores Sociales y Psicólog@s Comunitarios). Estos encuentros serán calendarizados por el lapso en que esté en funcionamiento la Convención Constitucional; se basarán en una metodología participativo/activa y de allí nacerá, formación, debate, discusión y, en definitiva, propuestas e ideas para la Nueva Constitución, las que se transformarán en un mandato para el/la o l@s Convencionales electos.

Con todo lo anterior buscamos, la generación de instrucciones reales desde las bases para nuestros representantes en la Convención Constitucional y también solicitaremos respaldo para mantener la movilización permanente de las comunidades, grupos y organizaciones del territorio, a fin de continuar la presión necesaria para instalar los temas que el país y nuestra gente demanda.

Abogaremos para que las reuniones de los 155 representantes de la ciudadanía en la Convención Constitucional, sean instancias abiertas a la comunidad, transparentes y sin trampas. Para ello exigiremos que éstas sean transmitidas íntegramente por canales formales y Estatales de comunicación, en vivo y en directo. Para ello propondremos, por ejemplo, levantar un canal especial ya sea de televisión o adherido al canal de la Cámara de Diputados o en formatos on line. La idea es permitir que la ciudadanía sea quien monitoree el proceso de forma efectiva. Tenemos claridad sobre la necesidad ética de este punto, pues estaremos accionando en política y en el ámbito mayor de ésta… será entonces, responsabilidad de todos buscar el bien país en la Convención y de cara a la gente.

Denunciaremos y no usaremos la política para traicionar e hipotecar los sueños de las personas y sus familias. No haremos lo que la clase política profesional ha hecho con su gente, vale decir, vender al mejor postor el compromiso y mandato que les otorgan los electores. Buscamos entonces, reivindicar el sentido de la política, recuperando su dimensión ética y pública.